featured Slider

.

La máquina “José Pardo" en Arequipa

Máquina "José Pardo”, construida en los talleres de la Maestranza de Arequipa.

De las manifestaciones i agasajos con que las colectividades del sur recibieron la visita de S. E. el Presidente Dr. Pardo, ninguno tiene, tal vez, mayor importancia que la dedicación que los obreros de la maestranza de los Ferrocarriles de Arequipa, le hicieron de una locomotora monstruosa construida en esos talleres. I lo estimamos así, porque ninguno de los actos de adhesión de que se hizo objeto al Presidente ha revestido mayores caracteres de espontaneidad i de significación política.

Cuando S.E. llegó al local de la maestranza acompañado de su comitiva i de las autoridades, una ola de entusiasmo i de alegría invadió todos los talleres i las aclamaciones más ardorosas se mezclaron con el asordante ruido causado por millares de cohetes que estallaban al par de la simpatía inspirada por el joven mandatario.


El Presidente recorrió los diversos talleres, en el primero de los cuales recibió, con un apropiado discurso, de manos del jefe de la sección de carpintería, don Manuel Maldonado, el diploma i la medalla que lo constituyen como presidente honorario de la sociedad fraternal de obreros del ferrocarril.

En cada departamento las colosales máquinas que los forman habían sido adornadas con cintas de los colores nacionales i en los volantes i en los ejes giratorios se había atado paquetes de cohetecillos que, encendidos al tiempo de ponerse las máquinas en movimiento, llenaban el aire de chispas i de traques.

Al llegar a la tornamesa en que se ostentaba la estupenda locomotora bautizada con el nombre de José Pardo, la con­currencia era tan compacta i el entusiasmo de los seiscien­tos operarios de la maestran­za tan desbordante, que el tránsito se hacía.casi imposi­ble.



Allí un obrero modesto, pero de gran corazón, Mariano Núñez, dirigió la palabra á S. E., desde el ténder, haciendo cari­ñosas remembranzas del notable estadista don Manuel Par­do, muy atinadas observacio­nes patrióticas i elogiando la obra que, al ser ofrecida al jefe del estado, como prenda de adhesión i de afecto, demos­traba el grado de progreso que han alcanzado los talleres del ferrocarril i la entidad de las manufacturas que allí pueden llevarse á cabo i que son honra para el país. S. E. agradeció en frases elocuentes, el obsequio de que se le hacía objeto, estrechó la mano á Núñez é hizo lo mismo con el operario Manrique, joven de 24 años, que ha sido el constructor de la locomotora, i á quien dijo con fina galantería: “esta máquina debía llevar el nombre de usted con más justicia i con mayor razón que el mío.” En seguida el Presidente bautizó la locomotora rompiendo sobre la trompa una botella de champagne. Una aclamación unánime dió término al acto oficial.






Como dato curioso hay que tener en cuenta que los obreros del ferrocarril de Arequipa pertenecían, casi en su totalidad, al partido liberal que dos años atrás formó alianza con el demócrata, i que seducidos por el espíritu progresista del jefe del estado han querido adherirse á su política haciéndole esa elocuente manifesta­ción. La locomotora bautizada con el nombre de“José Pardo” es una máquina colosal, construida en la factoría del ferrocarril desde las ruedas á la chimenea i de la trompa has­ta el ténder. Las únicas piezas que no se fabrican en Arequi­pa son las llantas de las rue­das, no por falta de elementos, sino porque la presión atmos­férica es escasa (7,500 pies so­bre el nivel del mar) no permi­te dar el temple necesario al acero, que estalla en pedazos.



Fuente:

Revista Ilustrada Actualidades , Noviembre de 1905.
Nota: el artículo está transcrito conforme a la manera de escribir de la época, ya que la  "i " se utilizaba como la actual "y".




Las Almas Benditas y la Procesión de los Huesitos de Miraflores


Don Isidro Zárate Santillana fue uno de los poetas lonccos que inició este  arte,  respetando la peculiar forma de hablar de los chacareros de antaño, actualmente  sus poemas han trascendido,  desde 1977 cuando fueron rescatados por  este  profesor miraflorino. Tuvo un espacio en Radio Melodía (emisora arequipeña) titulado: “Poemario Loncco” en donde divulgó los poemas con gran aceptación en la ciudad, pues se emitían por lo general los domingos a las 6:00. de la mañana. Una de estas declamaciones  se ha podido ubicar en  un artículo de la  "Revista Mistiana" del año 1986, y  es sin duda  un gran hallazgo ya que nos permite conocer mucho mejor como era Miraflores, que si bien hoy es un distrito  populoso  antiguamente  solo abarcaba hasta  donde quedaba su antiguo cementerio, donde es la Chabela. Pasamos a transcribir  tal cual  el artículo, y podemos decir también que es uno de los primeros escritos utilizando los arequipeñismos, que en estos tiempos necesitamos rescatar. Miraflores al igual que Cayma también tuvo  su proseción de los huesitos.





Las Almas Benditas y la Procesión de los Huesitos

Din de qu'hi siu ccorito (1), en mi tierra Miraflores, si' ha venerau a las almas benditas del Purgatorio; y cuando llegaba el mes de noviembre, más mejor tavía, porqui'había un recogimiento muy especial. Cuando las gentes comenzaban algún trabajo, siempre si'hacían la señal dé la cruz santiguándose y diciendo: "Almas benditas qu'este trabajito me salga bien", "Almas benditas que lleguen con bien domé", "Almas benditas de mis agüelos que consiga pa' la bocólica de mis guaguas" y así pue, por el estilo, siempre nos encomendábamos a las almas benditas. Nuestros padres nos mandaban a los tres Conventos pa' lismoniar agua bendita, pa' llevar pue, pa' la casa y poner en un vaso con su clavel o una rosita pa’ que las almas benditas vengan a sonccar (2) pue, y apaguen su sé.


En aquellos tiempos di'aontes habían muchas congregaciones religiosas, algo así como ahura hay la Hermandad del Señor de los Milagros, del Santo Sepulcro, de Santa Rita de Casia, etc. en los tiempos di'aontes había una Congregación de señoras viudas, por lo general y eran devotas de las Almas benditas. Bien mi'acuerdo que dentro d'ellas habían comadres de mi agüela qu’era de Tingo Grande y hablaba puro loncco nomas, por eso pue hablo tal como ahura lo escribo este temita sobre las Almas Benditas.

Las señoras devotas tenían su Reglamento, pues se vestíyan de luto riguroso: su falda era bastante larga, llegando hasta los tobillos, la blusa era bastante amplia y con maguillo y la cabeza cubierta por una manta negra que cubría casi por completo la cara y en sus manos llevaban una bandeja con una calaverita rodeada de flores y otras llevaban velas o ceras prendidas en la procisión.

Siempre mi'acuerdo del tremendo susto que pasé cuando por primera vez miré una procisión de los huesitos, era pue un díya dos de noviembre, mi mamita me mandó pa'donde una tiya que viviya cerca de la Chirisuya (3) y pa' llegar habiya que cruzar la Calle Calvario; llegué a la Calle Misti y me metí corriendo por un callejoncito que uniya La Misti con la Calvario y al llegar a la boca calle y ahí mesmito vide algo que m'hizo parar los caballos de punta como si jueran trinches y hasta mi huaccali (4) casi se cayó pa'l suelo. Era la procisión de los huesitos.

Varias señoras vestidas de riguroso luto llevaban en bandejas calaveritas con flores y tuitas rezaban: gori—gori— gori. Casi lanzo un grito pero se me vino el'alma al cuerpo cuando vide qui' otros ccoros como yo, miraban cómo pasaban las señoras en la procisión de los huesitos.

Veniyan dispués de la Misa de Dijuntos de la Iglesia de San Antonio, directo, directo pa'l Pantión que quedaba pue, ondi'ahura es el Mercau de la Chabela. Mis patas tiemblaban de miedo pero poco a poquito me juí acostumbrando y hasta mi corazón se calmó, me persigné y me puse a tono con el gori—gori de la viudas.


Cuando la procisión llegó a la altura de la picantería de mi siá Marcelina, alma bendita, qu' el Tatito la tenga en un cantito de su Santísimo Cielo; la señora Marcelina era pue la Mayordoma de la Congregación de las devotas de las Almas Benditas más mejor tavíya, cuando le tocó la viudez y como era la Presidenta, hacían un alto en la puerti'calle de su casa, pa'luerio continuar con la procisión y siempre con el gori—gori de sus rezos; por detrás iba un caballero con un cajoncito de muerto llenito de huesos de cristiano.

El hombre seguiya los pasos de las señoras con toda ceremoña y también con su gori—gori. Antes de llegar al Pantión habiya una Cruz grande, ahí hacía un alto la procisión, pa'luego continuar a la Capillita qui'habiya en el centro del Pantión; en este sitio las señoras rezaban a voz más alta y casi llorando cantaban unas canciones bien tristes parecían yaravíes y tuitos se poniyan a llorar a moco tendiu. Y ahi mesmito salía al paso mi siá Feliciana la ccarienta (5) que siempre acostumbraba ser guarda de la Capillita del Pantión, ella pue si'ocupaba de poner orden en el Campo Santo y cuando en un intierro abrían una nueva sepultura y en ese iscarbo apareciyan algunos huesitos de cadáveres muy antiguos, ella se encargaba de juntar los huesitos con tuita devoción y los poniya en un cajoncito que más luego había de servir pa'la procisión de los huesitos, lo mesmo hacíya con las calaveritas que las poniya dentro de la Capillita del Pantión pa’adornarlas con flores y no faltaba el agua bendita y delante de las calaveritas, mi siá Feliciana prendiya las velitas que traiyan los fieles y más tavíya tuitas las personas que veniyan a acompañar a sus muertos.

Y así pue, una vez que tuitas las señoras habían terminau de rezar y cantar, se procediya al intierro de los huesitos en una sepultura previamente preparada y uno por uno iban cayendo los huesitos pa' la sepultura jondidados por las señoras devotas. Más bien las Calaveritas eran llevadas por mi siá Feliciana a la Capillita pa'ponerlas en fila y adornarlas con flores y prenderles ve litas.

Las señoras devotas, una vez que terminaban de poner los huesitos en la sepultura se poniyan a llorar a moco tendiu ricordando a sus dijuntos; tuititos lloraban y hasta las personas que nu'eran devotas, tuitos lloraban como si' en esos momentos estuvieran interrando a sus deudos. El pantionero si' acercaba con su lampa y se encargaba de interrar los huesos aumentando el llanto de tuitos los presentes; por supuesto la Mayordoma era la primerita en echar la primera lampada'i tierra, luego seguiya la secretaria y así poco a poco seguiyan tuitas las devotas, teñendo presente qui'una de las primeras obras de Mesiricordia es "Interrar a los muertos'".

Es lamentable esta oración ya ni siquiera rezan los colegiales di'ahura. Aontes pue, pa'ser cristiano completo habiya que saber de memoria las oraciones: dinde todo fiel cristiano, el Padre Nuestro, el Ave María, la Salve, el Credo, los Mandamientos de la ley de Dios, las obras de misericordia y tantas otras más.

Y asi pue, una vez interrados los huesos, las devotas rengresaban por la mesma Calle Calvario, nombre que si'ha quedau hasta la fecha. Las señoras bajaban la calle siempre rezando pero en voz baja, más se escuchaba el canto del ccasqquento(6)  dando el toqué di'oración. La campana de San Antoñó sonaba pa' que tuitas las gentes de rodillas recen el Angelus y las devotas de las Almas Benditas continuaban con sus oraciones: gori—gori—gori...



Arequipa, 15 de octubre de 1986.
ISIDRO ZARATE SANTILLANA
Fundador de "POEMARIO LONCCO"
Programa Radial Árequipeño.




(1)Ccoro: niño
(2)Sonccar: beber profusamente
(3) Chirisuya: Lugar de Miraflores situado  junto a la lloclla de San Lázaro  antiguamente  un sitio muy alejado  de la ciudad y poco habitado de allí su nombre Chiri: frío, suyo: lugar.
(4)Huaccali: Sombrero chacarero hecho de paja suave.
(5)Ccarienta: Que tiene ccara (vitiligo).
(6)Ccasqquento: especie de cigarra. 




Fuente:

Revista  Mistiana Año XV , N° 49.  Octubre -Noviembre de 1986.