featured Slider

.

La máquina “José Pardo" en Arequipa

Máquina "José Pardo”, construida en los talleres de la Maestranza de Arequipa.

De las manifestaciones i agasajos con que las colectividades del sur recibieron la visita de S. E. el Presidente Dr. Pardo, ninguno tiene, tal vez, mayor importancia que la dedicación que los obreros de la maestranza de los Ferrocarriles de Arequipa, le hicieron de una locomotora monstruosa construida en esos talleres. I lo estimamos así, porque ninguno de los actos de adhesión de que se hizo objeto al Presidente ha revestido mayores caracteres de espontaneidad i de significación política.

Cuando S.E. llegó al local de la maestranza acompañado de su comitiva i de las autoridades, una ola de entusiasmo i de alegría invadió todos los talleres i las aclamaciones más ardorosas se mezclaron con el asordante ruido causado por millares de cohetes que estallaban al par de la simpatía inspirada por el joven mandatario.


El Presidente recorrió los diversos talleres, en el primero de los cuales recibió, con un apropiado discurso, de manos del jefe de la sección de carpintería, don Manuel Maldonado, el diploma i la medalla que lo constituyen como presidente honorario de la sociedad fraternal de obreros del ferrocarril.

En cada departamento las colosales máquinas que los forman habían sido adornadas con cintas de los colores nacionales i en los volantes i en los ejes giratorios se había atado paquetes de cohetecillos que, encendidos al tiempo de ponerse las máquinas en movimiento, llenaban el aire de chispas i de traques.

Al llegar a la tornamesa en que se ostentaba la estupenda locomotora bautizada con el nombre de José Pardo, la con­currencia era tan compacta i el entusiasmo de los seiscien­tos operarios de la maestran­za tan desbordante, que el tránsito se hacía.casi imposi­ble.



Allí un obrero modesto, pero de gran corazón, Mariano Núñez, dirigió la palabra á S. E., desde el ténder, haciendo cari­ñosas remembranzas del notable estadista don Manuel Par­do, muy atinadas observacio­nes patrióticas i elogiando la obra que, al ser ofrecida al jefe del estado, como prenda de adhesión i de afecto, demos­traba el grado de progreso que han alcanzado los talleres del ferrocarril i la entidad de las manufacturas que allí pueden llevarse á cabo i que son honra para el país. S. E. agradeció en frases elocuentes, el obsequio de que se le hacía objeto, estrechó la mano á Núñez é hizo lo mismo con el operario Manrique, joven de 24 años, que ha sido el constructor de la locomotora, i á quien dijo con fina galantería: “esta máquina debía llevar el nombre de usted con más justicia i con mayor razón que el mío.” En seguida el Presidente bautizó la locomotora rompiendo sobre la trompa una botella de champagne. Una aclamación unánime dió término al acto oficial.






Como dato curioso hay que tener en cuenta que los obreros del ferrocarril de Arequipa pertenecían, casi en su totalidad, al partido liberal que dos años atrás formó alianza con el demócrata, i que seducidos por el espíritu progresista del jefe del estado han querido adherirse á su política haciéndole esa elocuente manifesta­ción. La locomotora bautizada con el nombre de“José Pardo” es una máquina colosal, construida en la factoría del ferrocarril desde las ruedas á la chimenea i de la trompa has­ta el ténder. Las únicas piezas que no se fabrican en Arequi­pa son las llantas de las rue­das, no por falta de elementos, sino porque la presión atmos­férica es escasa (7,500 pies so­bre el nivel del mar) no permi­te dar el temple necesario al acero, que estalla en pedazos.



Fuente:

Revista Ilustrada Actualidades , Noviembre de 1905.
Nota: el artículo está transcrito conforme a la manera de escribir de la época, ya que la  "i " se utilizaba como la actual "y".