featured Slider

.

El Piqueso

Imagen referencial

De los establecimientos antiguos que existieron en Arequipa, "El Piqueso" fue uno de los más renombrados, por lo menos hasta mediados del siglo XX. Si bien no se sabe a ciencia cierta cuando fue su apertura o hasta porque es que se llamó así, existe en la vieja nomenclatura de las calles de antaño el recuerdo que  la segunda cuadra de la hoy calle Tristán era conocida como la calle del Piqueso,  también es posible encontrarla en la antigua maqueta realizada por Mariano Vargas de 1840 y que se encuentra actualmente en el Museo Histórico Municipal Guillermo Zegarra Meneses, ubicado en la Plaza San Francisco, y que es muy apreciada por los visitantes. 




Don Juan Guillermo Carpio Muñoz en su obra cumbre Texao  , muestra en la nomenclatura de las calles de Arequipa de 1825 que ya existía la calle del Piqueso por lo que suponemos el establecimiento tuvo sus inicios muy probablemente a inicios de la república.


Para mediados del siglo XX, Don Francisco Mostajo en uno de sus artículos referentes al folcklore arequipeño nos narra lo siguiente:

El Piqueso

No sabemos de dónde provenga esta palabra ni qué cosa signifique. Tampoco sabemos cómo se llamaba el mortal  así apodado . Fue de ayer y nadie cuidó de consignar algún dato que lo perfilara. Pero el "Establecimiento del Piqueso" existió desde mediados del siglo pasado (siglo XIX)  y quiza desde antes . Parece que era alpar dulcería, heladería y cafetería", lo cierto es que en él eran las citas de amor, de amistad y de política. "Donde el Piqueso" era la frase que definía todo. (...)

(...)El establecimiento del Piqueso, debió ser mucho mejor y según los periódicos unas veces estuvo en la calle La Merced (1) y otras en el Portal de San Agustín. En él fue donde una noche de febrero de 1865 se reunieron los redactores de "La Guillotina"  (2) y después de apurar sendas tazas de café salierón a repartir el violento periodiquiín clandestinamente , llamando al pueblo a la revolución por el Tratado Vivanco -Pareja. Grupo para un óleo sería el juvenil Cayetano Sánchez, José Moscoso Melgar, Eliodoro F. del Prado y Daniel Barreda, presididos por el mayor de todo, Mariano A. Cateriano, alrededor de una mesita de cafetería o pastelería en conjura patriótica d eperiodistas románticos, dentro del ambiente de la época. En el también José Zea, (3) el patriota acérrimo , movió la taza de café con su revólver , al ver que "un roto lo había hecho con el corvo". ¡De cuántas otras y variadas escenas sería escenario sin memorial!

Nosotros alcanzamos con el nombre de "El Piqueso" ya sólo la heladería de un viejecito apellidado Angulo (4), muy bondadoso, junto al viejo teatro que después se denominó Fénix. Pero tenemos la impresión de que  fue el sucesor. Era un establecimiento decente. En la tienda estaba la dulcería y la sala lateral era el recinto donde se tomaba helados. Las paredes  estaban empapeladas . Las mesitas eran de mármol y los dulces arequipeños finos. Fue la última heladería tradicional. Desde luego , el "queso helado" era el plato supremo, ya que el plato se servía y se sirve hasta hoy. En época de Navidad la sala se reducía a la mitad, porque en la otra mitad se armaba un gran "nacimiento", uno de los más famosos que hubo en la ciudad y no había quisqué en Arequipa que quedase sin visitarlo. Cuando se cerró el establecimiento por ancianidad o defunción del viejito Angulo, todo Arequipa lo sintió y desapareció de la memoria de las generaciones este sobrenombre histórico : "El Piqueso".


(1) .- Quizás Mostajo quiso recordar al decir La Merced la cercanía del local a la Calle La Merced, o para su época el antiguo local se trasladó hacia la calle en mención o formaba esquina con la hoy calle Tristán.
(2).- La "Guillotina fue un periódico de corte político creado en 1839 cuyo co fundador fue el abogado Cayetano Sánchez.
(3).- José Zea fue un personaje pintoresco que vivió durante la guerra del Pacífico, a quién Mostajo dedicó un pequeño artículo. 
(4).- Como narra Mostajo el señor Angulo quizás fue el sucesor del Piqueso original.

Fuente:
Francisco Mostajo, Antologia de su Obra.