featured Slider

.

La Gruta a la Virgen de Lourdes en Chilina




La advocación católica de Nuestra Señora de Lourdes hace referencia a las dieciocho apariciones de la virgen María que Bernadette Soubirous (1844-1879) afirmó haber presenciado en la gruta de Massabielle, a orillas del río Gave de Pau, en las afueras de la población de Lourdes, Francia, en las estribaciones de los Pirineos, entre  entre el 11 de febrero y el 16 de julio de 1858.

Ya en vida de Bernadette, multitud de católicos creyeron en las apariciones de la Virgen María como vehículo de la gracia de Dios, y el papa Pío IX autorizó al obispo local para que permitiera la veneración de la Virgen María en Lourdes en 1862, unos diecisiete años antes de la muerte de Bernadette.

Bernadette Soubirous fue proclamada santa por Pío XI el 8 de diciembre de 1933. Desde entonces, la advocación de la Virgen María como Nuestra Señora de Lourdes ha sido motivo de gran veneración, y su santuario es uno de los más visitados del mundo: unos 8 000 000 de personas peregrinan allí cada año.

La Iglesia católica invoca a Nuestra Señora de Lourdes como patrona de los enfermos.

Diario el Deber del 10 de febrero de 1958.



En Arequipa también se rememoró el milagro , en el centenario de las apariciones , inaugurando una replica de la famosa gruta de Lourdes.

Así fue que a las 6 horas del día 11 de febrero de 1958, un numeroso grupo de fieles católicos integraron la romería que partió del parque de Selva Alegre hacia Chilina, lugar donde fue levantada la gruta aprovechando unas peñas a la margen izquierda del río Chili.

Encabezaba el numeroso cortejo  un grupo de niños de uno y otro sexo,   asilados en el Orfelinato Chávez de la Rosa, entonándose en el trayecto cánticos religiosos y el rezo del Santo Rosario.

En la quebrada de Chilina muy cerca a la Casa de Reposo , construida por la Congregación de Madres de San Vicente de Paúl para los huerfanitos del Orfelinato Chávez de la Rosa, se edifico esta hermosa gruta muy semejante a la milagrosa de Lourdes. La bella imagen de la santísima Virgen María tal como la viera hace 100 años Santa Bernardita , aparece en lugar apropiado de este monumento místico. La efigie fue traída de Italia y es de mármol de Carrará.
En la ceremonia, el excelentísimo señor Domingo La Rosa. Dignidad de Chantre del V cabildo Metropolitano, impartió la bendición litúrgica a la gruta. Después el Santo Canónigo  celebró el Santo sacrificio  de la misa en el altar del recinto sagrado , oficio que cobro especial solemnidad por el notable número de fieles que se acercaron a la Mesa Eucarística. Posteriormente las reverendas madres de San Vicente de Paúl ofrecieron un desayuno a los fieles en la casa de campo de Chilina.

Diario El Deber del 11 de febrero de 1958.


Rosario de la Aurora.

No sólo con  la inauguración de la gruta  en la quebrada de Chilina fue conmemorada la milagrosa aparición de la Virgen María en Lourdes, otro grupo de fieles , se congregó en el Templo de San Francisco en la mañana del 11 de febrero de 1958 para rendir culto a la santísima madre de Dios.

A las 5 de la mañana los devotos recorrieron las principales calles de la ciudad recitando el Santo Rosario después ingresando al citado Templo de San Francisco donde el reverendo Padre Daniel Bobadilla ofreció la Santa Misa. El panegírico estuvo a cargo del R.P. Fray Pacífico Zegarra quién se refirió a la trascendencia de la aparición de Lourdes, donde convergen todas las miradas del orbe católico para hallara amparo en las misericordias de Dios y de su Santísima Madre.

La Misa de fiesta fue mandada a celebrar por la devota de la Santísima virgen de Lourdes, Señora Mercedes Llosa de Soto de La Jara conmemorando el primer centenario de la maravillosa aparición de nuestra inmaculada señora a la Santa Bernardita. El coro d ellos oficios religiosos estuvo dirigido por el maestro Octavio Espinoza , quién también condujo la orquesta.

Fuentes:
Diario El Deber del 10 y 11 de febrero de 1958.