featured Slider

Los Friles Un Nostálgico Juego Infantil

Imagen referencial.

En el año 1947, El señor Miguel A. Ugarte y Chocano, profesor de la Universidad del Gran Padre San Agustín y del Colegio  de la Independencia Americana, escribió un  maravilloso libro, el cual  describía y rescataba los juegos, canciones dichos y otros entretenimientos de los niños , recogidos en la ciudad de Arequipa, que para la primera mitad del siglo XX aún eran populares. Dentro de los juegos de los  niños, está el  capítulo que se refiere  al juego de los  “friles” , y que parece fuera herencia de cierta clase de juegos usados en antiguos tiempos .

El juego de los friles era jugado en todo Arequipa, tanto en la zona urbana que para aquel entonces estaba rodeada de campiña , así como en los distritos tradicionales, Miguel A. Ugarte recogió este juego tanto de su propia experiencia como la de sus alumnos del colegio Independencia Americana.



Los Colores (1)

Los friles que se usan para jugar son de diversos colores; unos de color entero; y otros, de dos o tres; también los hay jaspeados, con pintas y abigarrados.

Según los colores y las manchas que presentan toman diferentes nombres: 

  • “Lenguachos”, los de color entero con una pintita blanca en uno de los extremos.
  • “Vaquitas”, los de dos colores a grandes manchas, como se presenta en el pelaje del ganado vacuno.
  • "Plomizos"
  • "Bayos"
  • “Alfalferos” los crema o amarillos con pintas negras, azules o moradas.
  • “Recoletos”, los de fondo morado con pintas negras.
  • “Chancacos”, los castaños con pintas o puntos amarillos.
  • “Conejas”, los morados con numerosísimos puntos negros; y otros nombres más, algunos hasta de mal gusto.
Vaquitas





Tirallos (2)

Los friles más grandes se llaman “tirallos” y sirven para ser impulsados contra los otros. Los niños, para convertir en “tirallos” los friles corrientes los remojan dos o tres días. “Pilchas” son los friles redondos, muy codiciados por su escasez.

"Los Chancacos eran utilizados como tirallos". 




Pegachas (3)

“Pegachas” son dos friles pegados intencionalmente por uno de sus bordes largos. Para hacer las pegachas, los niños raspan contra una piedra el lado interno del fril, mejor dicho, por donde nace la radícula. Raspados los dos friles hasta presentar caras lisas, mojan éstas con saliva, y la “pegacha” queda hecha.




Tincar (4)

El acto de impulsar con los dedos un fril para que choque con otro, se denomina “tincar”, voz de origen quechua cuya raíz significa “encontrar”, “topar una cosa con otra”.
El golpe fuerte de fril a fril, se denomina “chontis”.



Tipos de Juegos

Los juegos que se practican con estas especies de  frejoles son muchos y de lo más variados:

“AL CHONTIS” (5)

Es el juego más sencillo. Los jugadores se colocan a cierta distancia uno de otro, cada uno con su fril. Por medio de “Chancanazos” (capirotazos), ya fuertes, ya leves, van acercando sus friles. El primero que acierta en dar con un fril al otro, ha ganado y toma para si el fril de su compañero.



“A LA CUARTA”(6)

. Se juega en la misma forma que la anterior, pero no sé necesita que un fril choque con otro, es suficiente que se aproxime una cuarta o menos del fril del contrario.


“A LOS MONTONES” (7)

Cada montón se hace con tres friles formando una base triangular, y otro encima de ellos. 

Cada jugador contribuye con igual número de “montones”, supongamos tres; luego, en total, habrá seis montones que se colocan en fila dando frente a los jugadores. Se traza una línea paralela a los friles a un metro más o menos de distancia, marca que señalará el punto más cercano para impulsar el “tirallo contra los montones. 




"La acción de poner se denomina plantar o chantar".

"Divocar o devolver, es plantar nuevamente". Es muy probale que el arequipeñismo divocar venga de la palabra debocar, vomitar.

Al iniciar el juego, cada jugador “sale” disparando su tirallo a ras del suelo desde el lugar donde están los montones, procurando pasar la línea trazada al frente. 

Tiene derecho a “tincar”(impulsar con los dedos) primero contra los montones el que al que le envió más lejos de la línea su “tirallo”. Este apunta contra los montones y dispara el “tirallo”. Si no acierta a tocar siquiera un montón, ha perdido el tiro, y es el otro quien debe disparar. 

Si por el contrario, tocó, uno o más montones, tiene derecho a más tiros, siempre que siga acertando, porque si yerra no puede continuar. 

Esos tiros sucesivos los debe hacer desde el sitio donde va quedando el “tirallo”, sin acomodo alguno y procurando no tocar con la mano los montones no derribados, porque pierde su tiro. 

Cada montón derribado va al bolsillo del ganador.

-Si chocan los tirallos uno con otro sacándolo de su lugar se denomina  'quijos', de ahí el refrán arequipeño  (Entre compas, no hay quijos).


“A LA POLLA” (8)

Cada jugador coloca el mismo número de friles, uno al lado del otro, formando una línea. Se juega en la misma forma que “a los montones”.

La Polla consta de 4 friles tres abajo y uno encima.

Cantar la polla, al termino del juego en forma abrupta todos los jugadores agarran lo que pueden o salvan sus pollas.



“A PARES Y NONES”(9)

Este juego tiene mucho parecido con el primer sorteo que describimos al comienzo. Se juega entre dos. Un jugador toma un número cualquiera de friles y los empuña. Se lleva la mano a la espalda y al decir “Pares o nones” la saca hacia adelante, ante el competidor. El contrario puede optar: “pares” o “nones”. Si dijo “pares”, el primer jugador abre la mano y cuenta los friles ; si resulta un número par, los entrega al contrario, porque acertó: “pares”; pero si hay un número impar, el que no acertó entregará un número igual de friles a su adversario. Después será el otro quien pregunte, y así sucesivamente. Cuando un jugador ha perdido todos sus friles dice que le han “Calapichado sus friles”.



“VIENTO O SURCO"(10)

Es igual al anterior, pero con la diferencia de que no puede entrar en juego más que un fril. “Viento” es no tener nada en la mano; “surco" es tener uno. En cada juego se pierde sólo un fril que lo adquiere el ganador. La pregunta es ¿“Viento o Surco’’?








“CABALLITO CORRE O NO CORRE"(11)

Igual que el precedente, con un solo fril. El que pregunta dice mostrando la mano empuñada ¿“Caballito corre o no corre”? El contrario dirá “corre" cuando cree que hay fril; y “no corre" cuando supone que no lo hay.



**********************************************

Actualmente el juego está perdido en la ciudad, sólo queda en el recuerdo de los antiguos arequipeños, para 2016 se recreo  y expuso frente a la Catedral a manera turística, gracias al pueblo tradicional de Mollebaya donde aún se puede ver cultivar estas antiguas semillas que antaño eran cultivadas en el valle del Chili. 


Ciudad que fue


(Visión de la Arequipa antigua)               


Esas casas viejas de las calles solas,
esas casas viejas y destartaladas
en que la carcoma de los años idos
desunió las tejas y honrado los nidos;
esas agrietadas casos españolas
de churriguerescas y rancias portadas
con el monograma del Señor Jesús:
tres letras en relieve y una cruz;
esas casas grandes, de zaguán sonoro
en que repercuten antiguas pisadas
de gentes de guerra con espuelas de oro;
esas venerables casas en esquina
donde la devota fe del vecindario
pone luminarias ante la hornacina
del Cristo muriente del Monte Calvario;
esos paredones de los monasterios,
largos, en perpetua y heroica clausura,
detrás de los cuales rezan sus salterios
con meliflua voz
monjitas que visten de estameña oscura
y leen latines por amor de Dios;
esos campanarios de iglesias ancianas
en que las campanas
tocan a maitines
bajo la penumbra del amanecer,
y en que, a los impulsos del valor innato,
tocan a rebato
revolucionarios brazos de mujer;
la calleja que nadie transita,
la farola que nunca se enciende,
el tortuoso arrabal donde habita
buena gente que, crédula, atiende
el relato fisgón de una granuja
que le cuenta la historia de un duende
o el diabólico andar de una bruja;
los conventos de frailes austeros
con leyendas de sangre, y martirios,
y ánimas que cruzan los claustros severos
a la pálida luz de los cirios;
las arcaicas ventanas en ruinas,
con verjas de fierro y estrechos balcones
que se adornan de blancas cortinas
al paso solemne de las procesiones;
los patios floridos, llenos de macetas;
las bóvedas altas, llenas de hendiduras;
las viejas piletas
con tazas de bronce de las plazoletas ,
en torno a las cuales los chicos del barrio
dibujan rayuelas y tincan frejoles;
los templos barrocos de vetustas moles;
los poyos de piedra de las alamedas
donde los abuelos, al caer el sol,
platicaban bajo el dombo secular de las moreras
y a la lumbre de un farol;
todas esas caras reliquias de antaño,
nimbadas en polvo de decrepitud,
tienen confidencia de sabor extraño,
dicen la leyenda magna de un ayer
pleno de arrogancias y beatitud:
Tal las viejecitas apergaminadas
que a los netezuelos, en las portaladas,
es cuentan el cuento de su juventud:
ellas fueron mozas, ellas fueron bellas;
y a las mocedades se las llevó el viento,
y huyó la belleza, y… se acabó el cuento
y quedaron ellas, apergaminadas,
narradoras tristes de cosas pasadas…


                                         Arequipa, julio de 1915


 José Luis Bustamante y Rivero


Fuentes:

  • Juegos, canciones dichos y otros entretenimientos de los niños , recogidos en la ciudad de Arequipa. Miguel A. Ugarte 1947. (1)al (11).
  • Diccionario de Arequipeñismos. Juan Guillermo Carpio Muñoz. 1999.
  • Ciudad que fue. José Luis Bustamante y Rivero. 1915.




La Gruta de la Virgen de Lourdes en Chilina




La advocación católica de Nuestra Señora de Lourdes hace referencia a las dieciocho apariciones de la virgen María que Bernadette Soubirous (1844-1879) afirmó haber presenciado en la gruta de Massabielle, a orillas del río Gave de Pau, en las afueras de la población de Lourdes, Francia, en las estribaciones de los Pirineos, entre  entre el 11 de febrero y el 16 de julio de 1858.

Ya en vida de Bernadette, multitud de católicos creyeron en las apariciones de la Virgen María como vehículo de la gracia de Dios, y el papa Pío IX autorizó al obispo local para que permitiera la veneración de la Virgen María en Lourdes en 1862, unos diecisiete años antes de la muerte de Bernadette.

Bernadette Soubirous fue proclamada santa por Pío XI el 8 de diciembre de 1933. Desde entonces, la advocación de la Virgen María como Nuestra Señora de Lourdes ha sido motivo de gran veneración, y su santuario es uno de los más visitados del mundo: unos 8 000 000 de personas peregrinan allí cada año.

La Iglesia católica invoca a Nuestra Señora de Lourdes como patrona de los enfermos.

Diario el Deber del 10 de febrero de 1958.



En Arequipa también se rememoró el milagro , en el centenario de las apariciones , inaugurando una replica de la famosa gruta de Lourdes.

Así fue que a las 6 horas del día 11 de febrero de 1958, un numeroso grupo de fieles católicos integraron la romería que partió del parque de Selva Alegre hacia Chilina, lugar donde fue levantada la gruta aprovechando unas peñas a la margen izquierda del río Chili.

Encabezaba el numeroso cortejo  un grupo de niños de uno y otro sexo,   asilados en el Orfelinato Chávez de la Rosa, entonándose en el trayecto cánticos religiosos y el rezo del Santo Rosario.

En la quebrada de Chilina muy cerca a la Casa de Reposo , construida por la Congregación de Madres de San Vicente de Paúl para los huerfanitos del Orfelinato Chávez de la Rosa, se edifico esta hermosa gruta muy semejante a la milagrosa de Lourdes. La bella imagen de la santísima Virgen María tal como la viera hace 100 años Santa Bernardita , aparece en lugar apropiado de este monumento místico. La efigie fue traída de Italia y es de mármol de Carrará.
En la ceremonia, el excelentísimo señor Domingo La Rosa. Dignidad de Chantre del V cabildo Metropolitano, impartió la bendición litúrgica a la gruta. Después el Santo Canónigo  celebró el Santo sacrificio  de la misa en el altar del recinto sagrado , oficio que cobro especial solemnidad por el notable número de fieles que se acercaron a la Mesa Eucarística. Posteriormente las reverendas madres de San Vicente de Paúl ofrecieron un desayuno a los fieles en la casa de campo de Chilina.


Diario El Deber del 11 de febrero de 1958.


Rosario de la Aurora.

No sólo con  la inauguración de la gruta  en la quebrada de Chilina fue conmemorada la milagrosa aparición de la Virgen María en Lourdes, otro grupo de fieles , se congregó en el Templo de San Francisco en la mañana del 11 de febrero de 1958 para rendir culto a la santísima madre de Dios.

A las 5 de la mañana los devotos recorrieron las principales calles de la ciudad recitando el Santo Rosario después ingresando al citado Templo de San Francisco donde el reverendo Padre Daniel Bobadilla ofreció la Santa Misa. El panegírico estuvo a cargo del R.P. Fray Pacífico Zegarra quién se refirió a la trascendencia de la aparición de Lourdes, donde convergen todas las miradas del orbe católico para hallara amparo en las misericordias de Dios y de su Santísima Madre.

La Misa de fiesta fue mandada a celebrar por la devota de la Santísima virgen de Lourdes, Señora Mercedes Llosa de Soto de La Jara conmemorando el primer centenario de la maravillosa aparición de nuestra inmaculada señora a la Santa Bernardita. El coro d ellos oficios religiosos estuvo dirigido por el maestro Octavio Espinoza , quién también condujo la orquesta.

Fuentes:
Diario El Deber del 10 y 11 de febrero de 1958.