featured Slider

.

El Desbarrancado de Fiestas Patrias



Arequipa guarda muchas historias , algunas  olvidadas en el tiempo, una en particular  tuvo lugar en uno de los edificios más conocidos , allá por el año de 1919 , No es ajeno  que ya para la época la fábrica de chocolates que  don Juan Vidaurrázaga Menchaca , puso por nombre "La Iberica" ,fuese una casa comercial y fábrica de renombre, ubicada en la esquina que forman  las calles Jerusalén y San José, cuyo acceso principal quedaba para aquel entonces  en esta última calle y que era muy concurrida por la gente de a'ontes , gracias a sus famosos y finos productos.

El elegante edificio hoy lamentablemente desaparecido ya que en la actualidad es otro completamente distinto , contaba con un  bonito balcón en su segunda planta,  que para las fiestas patrias al igual que las viviendas de toda la cuadra,  solía adornarse con el pabellón nacional, hay que recordar que en los tiempos de antaño las fiestas julias eran todo un acontecimiento que desbordaba orgullo y algarabía en la población , además de fervor patriótico.

Eran las 9 y media de la mañana   del 31 de julio de 1919 , y una de las empleadas de la fábrica de chocolates,   de nombre Natividad Lozada, llamó a un cargador para que arriase el pabellón nacional que se hallaba en el balcón , pero este se negó a su solicitud quién sabe porque.

Cerca se encontraba un muchacho de unos 12 o 14 años de nombre Raimundo Cuentas que oyó llamar al "marrullas", y este  al ver y escuchar que  no le hacia caso a Natividad,  se ofreció a realizar aquella operación, pero  al encaramarse sobre la baranda del balcón, para coger el cordel con que se hallaba atada la bandera, cayó a la calle de cabeza  con tanta mala suerte que se rompió  el cráneo contra las piedras que se encontraban aglomeradas en ese lado de la vía, por efecto de la colocación de la línea del tranvía .

Hospital Goyeneche por los años 20. Foto postal coloreada digitalmente.

El muchacho aún con vida fue trasladado al Hospital Goyeneche, (que por aquellos años  aún olía a nuevo y  era un nosocomio de primer nivel) , donde  fue atendido  y operado  ni mas ni menos que  por el doctor Juan Luis Moscoso Melgar , jefe del Departamento de Cirugía del hospital del Arzobispo y quién fuese tío de otro gran médico de mediados del siglo XX, el doctor Francisco Sánchez Moreno Moscoso quién llegó a convertirse  un médico y político peruano, quien ocupó el cargo de Ministro de Salud durante el segundo gobierno de Manuel Prado Ugarteche además de ser  un reformador y gran impulsor de la medicina social en el Perú.

Las notas del diario El Deber en pequeños fragmentos por esos días,  mencionan que la operación del doctor Luis Moscoso Melgar fue un éxito, y es así como le salvó la vida a Raimundo, aquel muchacho servicial que por quizás, ganarse una propina o algún  chocolate, puso en riesgo su vida, justamente  al terminar el mes patrio de aquel 31 de julio del año 1919, hace 100 años , ¡como vuela el tiempo! 


Fuente:

  • Foto de Portada , la fábrica de chocolates La Iberica en 1939. Fotografía coloreada digitalmente.
  • Diario El Deber 1919.


Historia de la Calle San Francisco.

Fotografía coloreada digitalmente que muestra a la segunda cuadra de la calle San Francisco. Base fotográfica: Fotografía de 1914.







Historia de la Calle Mercaderes

Fotografía coloreada digitalmente que muestra la primera cuadra de la Calle Mercaderes. 
Base fotográfica: Foto de alrededor de 1920.






Los Escultores Misteriosos


Uno de los historiadores y tradicionalistas más  renombrados de Arequipa es sin duda don Mariano Ambrosio Cateriano y Rivera,  presentamos una de sus  tradiciones la cual forma parte de su libro "Tradiciones de Arequipa  o  Recuerdos de antaño", titulada:


Los Escultores Misteriosos 


I.

Desde el año de 1541 existía en Arequipa un hospicio de la orden de Santo Domingo. ¡Gracias a Fray Pedro de Ulloa uno de los benditos que asistieron con el de Camporredondo(1) a la fundación de la Ciudad y que ganó asiento, en la nueva escuela de Cristo para los hijos del ilustre Guzmán.

Con el tiempo y las aguas, la antigüedad, título de gran valía en aquellos días entre las personas de cerquillo) los donativos del pueblo y la munificencia de la Majestad imperial del Sr. D. Carlos V.; se hizo el convento de predicadores de San Pablo de Arequipa, uno de los más poderosos del reino.


II.

El año de 1680 se concluyó el hermoso templo de Santo Domingo de cal y canto, el mismo que existe hasta el día, y apenas quedó asentada la última, piedra cuando empezaron los reverendos á ornamentarlo con el decoro correspondiente al orgullo dominicano. Dos años después, el provincial de la orden mandó de Prior a este convento, a Fray Manuel Chavarría, fraile de campanillas, de gran cogote y mucho peso, no. tanto por lo macizo de su venerable humanidad, cuanto por los doblones que traía. Regresaba a su país natal Arequipa, después de haber gobernado los conventos de Chuquisaca y el Cuzco, en la poderosa provincia de Santo Domingo del Perú, que se extendía entonces desde el istmo de Panamá hasta el Cerro de Potosí, y venia decidido a emplear en beneficio de su convento la renta de sus dos prioratos. Cierto día echó Fray Manuel la vista sobre las efigies de la iglesia y advirtiendo que faltaba la del crucificado; se propaso colocar a toda costa una que fuese el non plus de todas las perfecciones para lo cual requirió en los reinos de España algún famoso escultor, que fuese un nuevo Bervenute  Chelini.

. . Su paternidad conocía la famosa efigie del Señor de Burgos (en España), no menos que la copia que de ella existe en la iglesia de San Agustín de Lima; peto no se conformaba con una que fuese igual en perfección a las de Burgos, sino que las excediese. Pasaban los tiempos. 

Y no se presentaba ningún escultor. 

Y fray Manuel casi perdía la esperanza de ver colocada en los altares de su Iglesia la efigie que deseaba.

III.

Dos jóvenes de agradable aspecto y de limpios vestidos entraron un día al convento de Sto. Domingo buscando al Prior, y al topar con el padre Pinto preguntaron por él. Fray Camilo calándose la birreta y siguiendo su camino, les contestó secamente: ''está diciendo misa." 

Los jóvenes entraron a la iglesia, y media hora después platicaban con el prelado dominicano manifestando el más vivo interés. Eran estos (según su dicho propio) escultores muy entendidos que iban a ofrecer sus servicios al Reverendo Chavarría en la obra de sus ensueños. El prior no creyó a los desconocidos; juzgó los por follones escamoteadores de la bolsa prioral. 

Mas después de algunas vueltas y revueltas en el asunto, aceptó al fin la propuesta que no pudo ser más ventajosa para su reverencia. 

Trabajaremos, le dijeron, los escultores, el Sto. Cristo y si después de concluido es de la aprobación de su Paternidad y de toda la venerable corporación, se quedará con él recibiendo nosotros el precio convenido, y en el caso de que echen balota negra, cargaremos con nuestro Cristo sin dar ni recibir nada. 

 Amen, dijo Chavarría: no se habló más sobre el asunto y el contrato quedó ajustado. 

Exigieron los artistas para sus labores un local separado y del todo independiente, prohibiendo la entrada a toda persona mientras ellos trabajasen. 

El de Chavarría no encontró en todo el convento otro más apropósito que la celda prioral, y dejándola a disposición de los artistas, se fue a pasar unos días de noviciado. Los escultores tomaron la llave y cerraron las puertas por la parte interior.

IV

Los artistas se volvieron almitas; no se vieron herramientas, ni materiales ni preparativo alguno para el trabajo y las puertas de la celda prioral, cerradas a piedra y lodo. Mientras tanto las dudas del Prior se aumentaban y su ansiedad se convertía en impaciencia, Al fin cierto día, resuelto a romper con los escultores fue a pulsar las puertas de la celda prioral. Mas apenas se hubo acercado se abrieron al solo moverlas.

 Grata fue su admiración cuando al penetrar encontró colocado, sobre una mesa la hermosa efigie del crucificado de rara perfección. Inmediatamente hizo tocar a capítulo y reunida la comunidad le descubrió la maravilla. El definitorio y los teólogos de la orden declararon el hecho sobrenatural y milagroso. Concurrieron todos desde el regente mayor hasta el último sacristán a la supradicha celda donde después de algunas salmodias llevaron al Crucifijo en procesión a la Iglesia. 

Extendida por la ciudad en pocos minutos la noticia da semejante maravilla, fue tan numerosa la concurrencia, que en los cuatro primeros días apenas pudieron cerrar las puertas a las 12 de la noche, expeliendo a la gente de la Iglesia. 

Pedro Antonio Fernández de Castro Andrade y Portugal, X conde de Lemos y XIX virrey del Perú.


El virrey Conde de Lemos, hallábase de tránsito en Arequipa cuando fue a sofocar la insurrección habida en Puno en las minas de Salcedo y S. E. que era el tipo de la piedad y devoción contribuyó a la del SEÑOR DE LA VERA CRUZ. 

Por esto se ha dicho siempre en esta ciudad que la efigie que hemos nombrado de la iglesia FUE OBRA DE LOS ÁNGELES. 


*******************************************

(1) Para la época se pensaba que Camporredondo fue el fundador de la ciudad de Arequipa , hoy sabemos que fue  García Manuel de Carvajal.

Foto de portada: Fotografía coloreada digitalmente que muestra al Templo de Santo Domingo. Base fotográfica: Archivo de la Universidad de Harvard 1890-1894.

La Escuelita n° 961 Francisco Mostajo


En un artículo de la revista Mistiana del año 1974, nos topamos con una nota curiosa acerca de una antigua escuela primaria ubicada en el centro histórico de la ciudad , más precisamente en la calle Guañamarca hoy Rivero y que después al desaparecer ,disperso su alumnado a otras instituciones, una de ellas el  Instituto de Educación Primaria No. 13 " Luis Buroncle " el cuál se ubicó en la calle Santa Catalina frente al Monasterio.

La Escuela No. 961 dirigida por el Profesor Liborio Vargas Núñez. durante 30 años, casi podría decirse hasta meses antes de su muerte. Este Maestro puso al servicio de la Educación todo su contingente y emoción social. Imprimió en la Escuela de su dirección el encumbramiento hacia metas de superación y de adelanto en el campo educacional y de la cultura, en el campo pedagógico y cívico, tuvo un personal que supo secundarlo y cooperó en la grandeza de la escuela 961, que llegó a tener un sitial preferencial en Arequipa. Remozó el local vetusto y polvoriento transformándolo en algo nuevo y decente y ambiente amplio para el alumnado primario.

Estando de Ministro de Educación el Dr. Jorge Basadre, hombre de letras e historiador de prestigio continental le dió el nombre de Francisco Mostajo, precisamente a esa Escuela mediante la Resolución siguiente: 

“Con fecha 22 de abril de 1957, se ha expedido la siguiente Resolución Ministerial No. 4967”: 

“Considerando: que Don. Francisco Mostajo, realizó destacada labor como Catedrático, Historiador, Magistrado y Periodista, dando prestigio a la Cultura Nacional; Que como ciudadano se distinguió por sus altas virtudes Cívicas y morales; —Que en su vida y en su obra dedicó sus pasajes más bellos a Arequipa, su tierra natal; y —Que es deber del Estado perpetuar la memoria de los hombres cuya vida espiritual debe de servir de ejemplo a las nuevas generaciones; —SE RESUELVE:

DESIGNAR con el nombre “FRANCISCO MOSTAJO”, a la Escuela de Segundo Grado de Varones No. 961 de la CIUDAD DE AREQUIPA. —Regístrese y comuniqúese.— (Fdo) BASADRE Ministro de Educación Pública”.

Que transcribo a Ud. para su conocimiento y demás fines. Dios guarde a Ud. —Leopoldo Astete Maravi,—Director de Educación Primaria”.


El texto de la Resolución que antecede muestra de manera palpable el por qué, del nombre que se le daba a una Escuela de Educación Primaria, donde se plasma el alma de los niños, semilla promisora, que encierra el futuro de la Patria.

Fatalmente esta Escuela fue suprimida, para dar paso a una Escuela de niñas y con tal motivo desapareció el nombre de “FRANCISCO MOSTAJO” dado por el Ministerio de Educación y la placa recordatoria hecha en bronce con el nombre del Educador y con frases alusivas que exornaban la placa, y que fuera obsequiada por la Universidad del Gran Padre San Agustín, fue retirada y rezagada en un rincón de dicha Escuela, ya borrada del mundo de los vivos.

El personal de esta escuela  fue refundido en diferentes escuelas con grupos de alumnos , pero como no siempre en lo material se perennizan los grandes valores del espíritu , no faltó Maestro en quién ardía la lámpara votiva, para el Maestro de Maestros y Adrían Luque , profesor que en el refundimiento fue a parar por felicidad al Instituto de Educación Primaria n° 13 “Luis Bouroncle” de Arequipa, para enseñanza , puso su empeño y su tenaz decisión , respaldado con la comprensión y amplitud de espíritu de su nuevo director , el Maestro J. Alfredo Cáceres Calderón . Conjuntamente se logró dar el nombre de FRANCISCO MOSTAJO a una aula de dicho centro de Educación, precisamente esta aula tiene a su cargo el Maestro Adrián Luque. Para ello hubo que rescatar- tanto la placa del polvo del olvido como el retrato que exornaba el salón de actos de la Escuela. Y todo esto ubicarlo en esa aula, que es pequeña pero que alberga con cariño y admiración al MAESTRO, que cifró sus más caras esperanzas en los niños y en la juventud promisora. No es pequeño el lugar, para tocar muy en alto el corazón de los niños, ya que en las actuaciones recordatorias, de civismo y cultura, toman parte todos los educandos y cuerpo docente.

Arequipa se sintió lesionada en lo más hondo, con el atropello que se cometió, borrando de un plumazo, por intereses bastardos, no solo el nombre de Francisco Mostajo , dado  por el Ministerio de Educación y al que se sumo la Universidad obsequiando la placa, como acto de justicia a la figura enhiesta del hombre más representativo de Arequipa , incursionó en todos los campos de la Cultura , dando así no sólo a Arequipa sino al Perú un sitial  en el concierto continental. También se suprimió una Escuela que venía marcando  hito en la Educación . Hacemos votos porque el Ministerio de Educación tome nota y que mediante su gobierno , vuelva a su nivel la escuela “Francisco Mostajo”.

Posterior a este artículo no tenemos más información , usted lector si conoce de más datos, que nos puedan ayudar a seguir el paso a esta importante  y antigua institución deje su comentario.

Fuente:

  • Revista Mistiana Año IV n° 10 Julio de 1974.
  • En la fotografía de portada : el profesor Adrián Luque y sus alumnos.